Together Grapat

Contiene 12 Nins, en 3 tonos de piel: 3 Nins estrechos, 3 Nins anchos , 3 Nins rayados, 3 Nins bebés.

Incluye bolsa de tela.

Edad recomendada +12 meses.

44,65 (Iva incluido)

Hay existencias

Lo quiero
Lo quiero

Descripción

Together de Grapat son doce figuras, doce 12 Nins, en 3 tonos de piel: 3 Nins estrechos, 3 Nins anchos , 3 Nins rayados, 3 Nins bebés. Con sus colores nos invitan a mirarlos, admirarlos y tocarlos. Cuando las manos del niño se acercan a este material ven más allá de los colores, con las manos “ven” la calidad de un material que no brilla por sus colores, sino por su calidez y naturalidad.

Representan figuras humanas de forma abierta, no tienen expresión, ni género, son y sienten lo que tu quieras. Son niño o niña, un animal o un ser fantástico, adulto o infante e incluso todo a la vez o nada en absoluto. Y así es como se crea la magia de no interferir en el juego infantil que ya es perfecto por sí mismo.

Se transforman en un material de juego simbólico para la creación de historias y la construcción de Minimundos. Además, combinados con otros materiales pueden acompañar juegos matemáticos, de lenguaje, sensoriales, etc. Se trata de un material no estructurado, lo cual permite hacer gran cantidad de usos. La imaginación no tiene límites, sobre todo con un material tan abierto, tan poco definido y tan provocador para la creación.

Incluye bolsa de tela para su transporte y guardado. Éstas se producen a mano, por lo que las telas varían y pueden no coincidir con las fotos de los productos.

Ojalá el juego inunde, por arte de magia, toda tu tierra.

Información adicional

Peso 0,288 kg
Dimensiones 36 × 8 × 4 cm
Edad

3+

GRAPAT

Grapat es un proyecto familiar ubicado en el campo. Sus juguetes están producidos según procesos tradicionales y con materiales de proximidad. Emplean materiales naturales, de madera procedente de bosques sostenibles, la cual es suave, robusta y dura, es cálida, suena bien y huele bien. Son pintados a mano en casa y están elaborados con procesos tradicionales, utilizando tintes naturales con base agua y no tóxicos con los 6 colores del arcoíris, cera de abeja y aceites de origen vegetal. Todo ello nos acerca a la naturaleza y al universo…  y hace que cada pieza sea única.

Los colores y su aspecto pueden tener ligeros cambios, igual que la vida misma, igual que tú. Con el tiempo, la madera puede ir ganando golpecitos y pequeñas cicatrices. Eso querrá decir que ha cumplido la función de horas de juego libre y creativo, ¡buena señal!

Ojalá el juego inunde, por arte de magia, toda tu tierra.

Todos sus juguetes cumplen la normativa europea de seguridad del juguete EN/71-3:2014.

Cuidados

Cada pieza de Grapat es única pintada a mano, con sus “imperfecciones” como característica que hace que cada pieza sea única. Es hermoso y hace que el material sea aún más valioso.

Con el tiempo pueden aparecer pequeñas marcas en las piezas, significará que el material es aún más valioso, que ha cumplido su función de juego.

Las piezas deben estar en un lugar seco, éstas se pueden limpiar con un paño húmedo y secar inmediatamente. Las piezas no deben sumergirse en agua ni utilizar desinfectantes.

Desinstrucciones de uso

¿Qué pasaría si el juego libre inudara de repente la tierra? Si como por arte de magia, ocupara patios de escuelas, salones de casa y calles de todas las direcciones, pero también, hospitales, universidades, selvas y océanos. ¿Sería capaz el juego de hacer de este mundo un lugar mejor? Seguro que SÍ, ¿por qué será?

Jugar de forma libre, de manera no estructurada, es conectar. Pero no nos referimos a conectar unas piezas con otras, ni siquiera asimilar las normas de un juego definido, nos referimos más bien a conectar con uno/a mismo/a. A indagar en el yo. A enfrentarme a un puñado de piezas sueltas que me esperan para convertirse en algo, para que yo decida qué, cómo, a qué jugamos hoy. Jamás podría hacerlo sin estar.

Por eso Grapat prefiere el silencio de las formas inacabadas. Las ofrecen a la infancia con la mano abierta, desde la calma y la quietud. Es su homenaje a su capacidad de construir con ellas su propio universo a través del juego libre, que es en definitiva el mejor de sus refugios. Los niños y las niñas no necesitan más para jugar que materiales que les acompañen en las mil y una aventuras a las que les lleva su juego, no les es necesaria ninguna guía para llegar a ellas. El juego, simplemente, ocurre sin más, asombrándonos con su imaginación infinita.