Alfabeto dactilológico Fizz

Permite un acercamiento a la lengua de signos española y puede ser utilizado para la aproximación a la lectoescritura para niños a partir de 3 años.

47,00 (Iva incluido)

Hay existencias

Lo quiero
Lo quiero

Descripción

Conjunto de 30 cartas en madera de abedul, con información grabada por ambas caras. Incluye consonantes, vocales y dígrafos de la lengua castellana.

Favorece el acercamiento a la lectoescritura y al conocimiento de una lengua de carácter viso-gestual para niños a partir de 3 años, que es el periodo en el que comienzan a mostrar interés por la lectura.

Por un lado encontramos el alfabeto dactilológico de la lengua de signos española y, por el otro, las grafías que corresponden a cada signo en mayúscula y minúscula caligráfica.

Son 30 fichas realizadas en huecograbado con las letras en mayúscula y minúscula caligráfica, de modo que distinguimos entre:

  • color rojo:  consonantes
  • color azul: vocales
  • color verde: dígrafos

Permite seguir la trayectoria de las letras siguiendo el hueco  con el dedo. De esta manera, les ayuda a reconocer las formas geométricas, al mismo tiempo que desarrolla su destreza y aprende las letras fonéticamente. Luego se sustituye el dedo por un lápiz para más adelante, escribir.

 

Información adicional

Peso 1 kg
Dimensiones 16 × 14 × 12 cm
Edad

3+

Cómo se juega

Por una de las caras, encontramos el alfabeto dactilológico que es la representación manual de las letras que componen el alfabeto de la lengua oral.

Se articula a la altura del hombro con la llamada mano dominante  y se complementa con la articulación oral, de forma que es necesario que visualice al mismo tiempo la configuración de la mano y de la boca.

Se utiliza mayoritariamente para:

– Citar nombres propios.

– Reproducir palabras de la lengua oral cuando éstas no tienen signo o se desconocen.

– Identificar un signo cuando éste se presenta por primera vez.

Nos permite:

  • Aumentar la coordinación ojo-mano por lo que se forman indirectamente las bases para la lectoescritura.
  • Favorece la precisión de los movimientos.
  • Mejorar el control del propio cuerpo.
  •  Favorecer los procesos cognitivos básicos: percepción, atención y memoria (espacial, visual y táctil)
  • Favorecer la eliminación de barreras de comunicación con personas con diversidad funcional sensorial.
  • Concienciar a los niños/niñas sobre la diversidad funcional.

En la cara opuesta, encontramos la correspondiente transcripción a castellano de este alfabeto. Son 30 fichas realizadas en huecograbado con las letras en mayúscula y minúscula caligráfica, de modo que distinguimos entre:

– color rojo:  consonantes

– color azul: vocales

– color verde: dígrafos.

Partimos para la elaboración de este material de las enseñanzas de María Montessori, que se acerca a la lectoescritura con el apoyo de material que refuerza el aprendizaje de forma multisensorial, estableciendo un paralelismo con las “letras de lija”  de esta autora.

Nuestro alfabeto permite seguir la trayectoria de las letras siguiendo el hueco  con el dedo.

De esta manera, les ayuda a reconocer las formas geométricas, al mismo tiempo que desarrolla su destreza y aprende las letras fonéticamente. Luego se sustituye el dedo por un lápiz para más adelante, escribir.

Vídeo