Bichos Marbushka

Juego en equipo.

Todos los jugadores tienen que cooperar para que los bichitos lleguen a la ciudad.

34,00 (Iva incluido)

Hay existencias

Lo quiero
Lo quiero

Descripción

En Bichos de Marbushka todos los jugadores tienen que cooperar para que los bichitos lleguen a la ciudad.

Al profesor Bichito le encantan los bichos.

Para poder observarlos quiere atrapar el máximo número posible.

El trayecto a casa es peligroso, porque el profesor está vigilando en la calle principal de la ciudad…

¿Cuántos bichos van a llegar a casa?

Ayúdalos a regresar a casa sin que los atrape el profesor.

Descripción:
  • Duración aproximada de cada partida: 15 minutos.
  • Para 2-6 jugadores.
  • Para más de 4 años.
  • Tablero de 45 x 30 cm.
  • Bichos: 3,5 cm.
Contenido del juego:
  • 1 tablero de juego.
  • 20 bichos.
  • 2 dados.
  • 1 caja de fósforos.

 

PDF reglas del juego

Información adicional

Peso 0,384 kg
Dimensiones 32 × 16 × 3 cm
Edad

4+

Número de jugadores

De 2 a 6

Duración

5-10 minutos

Contenido

1 juego de mesa, una caja de cerillas, 20 bichos, 2 dados

Material

Cartón y madera

Reglas del juego

Al profesor Bichito le encantan los bichos. Para poder observarlos quiere atrapar el máximo número posible. Pero ¿a cuál de los bichos le gustaría estar atrapado en una caja de cerillas? ¡La vida es mucho mejor fuera de la caja!
Ahora los bichos están de vacaciones. Están relajándose y nadando en sus casas de verano. Cuando termine la diversión, desgraciadamente, tendrán que regresar a casa. El trayecto es peligroso, porque el profesor está vigilando en la calle principal de la ciudad… ¿Cuántos bichos van a llegar a casa?

Preparación: Poner el juego de mesa en el centro de la mesa y colocar los bichos en sus casas de verano según sus colores. (El bicho verde en la casa de verano verde,
los azules en la casa de verano azul….) Si lo has hecho bien, tiene que haber 5 bichos descansando en cada casa de verano.
Poner la caja de cerillas en uno de los bloques de piedra. ¡Durante el juego muévelas en el sentido de las manecillas del reloj! La flecha en la plaza principal de la ciudad te enseña cuál es el buen camino. Prepara los dados.
Juego: El primer jugador lanza el dado de bicho. (¡Todos los jugadores siempre tienen que lanzar este dado primero!)
Si el dado muestra un bicho, el jugador tiene que elegir un bicho (cualquiera) y llevarle desde su casa de verano hasta la ciudad. Este bicho ha llegado a casa sin peligro.
Si el dado muestra una lupa, el profesor mueve la caja de cerillas en vista de una nueva presa. El segundo dado te indicará cuantas casillas tiene que moverla.
El jugador que lanzó la lupa tiene que tomar el dado que enseña los puntos, y lanzarlo también. La caja del profesor va a moverse el número de casillas indicadas en el dado. ¡Caminando hacia el bloque de piedra, sigue las instrucciones! Puedes ver ilustraciones en los bloques de piedra:

Si ves un bicho colorado, desgraciadamente, el bicho se tendrá que mover desde la casa de verano hasta la caja de cerillas. Si no hay bichos de este color, entonces ¡no pasa nada!

Si ves bichos escapándose, significa que el profesor ha sido torpe y ha dejado escapar a los bichos de la caja de cerillas. Todos los escapados vuelven a su casa
de verano. ¡Presta atención a los colores! ¡Cada bicho sólo puede regresar a la casa de verano de su color correspondiente!

Si ves bloques de piedra: No ocurre nada. Parece que el profesor se perdió en sus pensamientos…

El siguiente jugador, siempre lanza primero el dado que muestra los bichos, y sólo utiliza el segundo dado cuando el primer dado mostró una lupa.

Si ya no quedan bichos en las casas de verano, pero no todos han alcanzado la ciudad por estar algunos todavía prisioneros en la caja de cerillas, entonces sólo se tiene que lanzar el dado de puntos.

Fin del juego: Ganas el juego si todos los bichos han alcanzado la ciudad.
¡Pero desgraciadamente, pierdes todo si hay 4 bichos en la caja del profesor!

 

PDF reglas del juego

Marbushka

Marbushka es una empresa que realiza su propia producción y diseño interno, donde crean juegos de alta calidad. Ponen lo mejor de su conocimiento para garantizar que cada juego que sale de su taller familiar sea perfecto.

La filosofía detrás de sus diseños es la originalidad, honestidad y alegría. Su objetivo es dar un nuevo giro al significado de los juegos infantiles y crear un mundo nuevo donde niños y padres puedan disfrutar juntos, todo ello con materiales naturales y fabricados artesanalmente. Se utilizan materiales nobles y reciclados en su fabricación, y con ilustraciones originales.

Marbushka nació gracias a su pasión por los juegos, y se ha nutrido de ello desde entonces. Hacen juegos que seguirán siendo tesoros a lo largo de muchas generaciones, no solo por su apariencia externa, sino también por su sustancia y espíritu. Están convencidos que la calidad duradera solo se puede lograr mediante el uso de materiales naturales y la mejor artesanía. Cuando originalidad y belleza van de la mano de la diversión.

Toda una filosofía que se refleja en cada una de sus creaciones.

Estos juegos seguirán siendo tesoros a través de muchas generaciones, no sólo por su apariencia exterior, sino también por su esencia y espíritu.

RESPONSABILIDAD:  Los documentos utilizados en su producción están certificados por las organizaciones FSC y PEFC, lo que garantiza que los bosques se talan de acuerdo con las normas, se replantan y se mantienen de manera responsable. Los cartones de sus juegos están hechos de 90% de papel reciclado.

PARCIALMENTE HECHO A MANO: Con la excepción de la impresión y la encuadernación, la producción de todos los juegos de Marbushka se realiza a mano. Productos hechos a mano con menos impacto en el medio ambiente.

NATURAL – Utilización de materiales naturales: papel, madera, lienzo. También usan pinturas naturales para colorear y proteger las partes de madera de sus juegos.

FABRICACIÓN – Se hacen principalmente en Hungría. Sus socios, proveedores, fabricantes y minoristas son pequeñas empresas familiares. Todos los productos de Marbushka están hechos en condiciones libres de explotación.