Materiales cesta de los tesoros

Material sensorial de nuestra vida cotidiana para juego y aprendizaje de los bebés dado su valor sensorial y de experimentación.

6,0017,00 (Iva incluido)

Lo quiero
Lo quiero

Descripción

La cesta o cesto de los tesoros es una propuesta creada por Elinor Goldschmied, maestra y pedagoga. Consiste en un cesto de mimbre con objetos que forman parte de nuestra vida cotidiana. Elementos naturales, de madera, de metal, de papel y de cartón, de vidrio, de tela…

Diseñadas como propuesta de juego y aprendizaje para bebés dado su valor sensorial y de experimentación, que puedan responder a estimular cuantos más sentidos mejor.

Elinor explica que el cerebro del niño se desarrolla mediante las respuestas que hace a los estímulos externos a través de los 5 sentidos y a través del movimiento corporal. Por ello, los objetos de las cestas de tesoros deben aportarle la máxima información sensorial posible, y por tanto debemos elegirlos teniendo en cuenta esta finalidad. Por ejemplo: naranja, limón, manzana, cepillos de madera (dientes, pelo, platos…), huevera, anillas, objetos de metal, tela, cuero, caucho natural… Evitar el plástico en la medida de lo posible, ya que es el material que menos aporta sensorialmente.

Las cestas de tesoros las podemos ofrecer a bebés que han empezado a sujetarse boca abajo. Desde esta posición pueden ser capaces de explorar los objetos si las cestas son bajitas. Aunque su posición más cómoda para explorarlas será cuando empiecen a mantenerse sentados y todavía no puedan desplazarse por ellos mismos, ni gateando ni caminando.

La cesta de los tesoros fomenta:
  • La curiosidad: irá descubriendo uno por uno cada objeto.
  • La capacidad de elección: puede escoger qué objetos coger y cuáles no coger.
  • Involucra todo su cuerpo: golpéandolos, chupándolos, tocándolos con las manos y con los pies, colocándoselos en la cabeza…
  • Descubrimiento sensorial: tamaño, peso, color, textura, sonido, forma de cada uno de sus componentes…

Si el bebé encuentra todos los días los mismos objetos perderá el interés en ellos, es por ello que conviene ir renovando los elementos de las cestas de tesoros con regularidad.

Seguridad:

Los materiales deben ser objetos que puedan lavarse y secarse. Si son elementos naturales como una naranja, deberemos desecharlos o consumirlos nosotros después, pero nunca dejarlos para la siguiente sesión de juego.

Pautas a tener en cuenta:

  • Que sean lo suficientemente grandes para que no se los puedan tragar.
  • Que no tengan piezas pequeñas que puedan desprenderse al golpearlos o chuparlos.
  • Que no tengan bordes afilados.
  • Ante cualquier duda que tengamos con la seguridad de algún objeto vale la pena que no lo incluyamos.
Precaución:

NUNCA DEBEMOS DEJAR SOLOS A LOS PEQUES CON LA CESTA DE TESOROS. Debemos acompañarles y observarles con atención.

Información adicional

Peso N/D
Dimensiones N/D